SPEC
aprendum
Inicio Secciones Selección y Formación Selección y Formación El humor es una de las mejores herramientas de formación

El humor es una de las mejores herramientas de formación

Usar puntuación: / 2
MaloBueno 

imagen de la noticiaRecursos Humanos RRHH Press. El sentido del humor es el aliado indispensable en todas las etapas y situaciones de nuestra vida. Independientemente del momento en el que nos encontremos, todo es más fácil y sencillo cuando se enfrenta la realidad con optimismo y se trata de buscar la parte positiva de las cosas.

Según Gonzalo Martínez de Miguel, director de INFOVA y autor del libro ‘Santis y Q3. Aventuras directivas’, en el que se analiza desde un punto de vista cómico el día a día de las empresas, el humor, lejos de ser una frivolidad, es una herramienta muy eficaz en muchos aspectos, especialmente cuando hablamos de formación, ya sea la que recibimos cuando somos niños como la que se imparte a los adultos.

Martínez de Miguel explica que “se sabe a ciencia cierta que se aprende cuando se experimenta y se divierte; por ello, las clases de los niños se piensan para ser amenas y divertidas. Pero, a pesar de esto, conforme vamos creciendo, la manera de formarnos se pone más seria, a veces demasiado”.

En su opinión, se debería tener más en cuenta que cuando las personas que se encuentran ambientes más alegres, en los que prima el buen humor, aumenta la predisposición a aprender. Y estas serían las razones:

  • El simple hecho de sonreír hace al formador más convincente y persuasivo. Además, es más fácil atraer la atención de los que le escuchan.
  • Ayuda afrontar tareas adversas o complicadas. El humor coloca a las personas en un lugar más efectivo ante los problemas, y también les vuelve más dispuestos a resolver las situaciones inconvenientes que lamentarse de ellas o a abandonarlas.
  • Reduce el estrés. El humor es capaz de reducir la tensión. De esta manera es más fácil que surjan nuevas ideas y también que se pierda la vergüenza a plantear posibles soluciones ante determinado problema.
  • Facilita la interacción entre las personas. El optimismo y el buen ambiente rebaja el tono, facilita el encuentro, incluso entre posiciones divergentes, y facilita escuchar otros puntos de vista y aprender de ellos.
  • Abre camino a pensamientos más positivos y nos hace más creativos, por lo que se facilita la motivación por seguir aprendiendo.
  • Se retiene mejor lo que nos parece más divertido o nos cuentan con humor. Siempre se recuerdan las bromas y las anécdotas con gracia, por lo que conviene contextualizar con ellas lo que queremos que se aprenda.

Pese a todo, Gonzalo Martínez de Miguel apunta que el humor tiene un riesgo, y es que este sea mal entendido o mal usado, lo que puede causar más problemas que beneficios. Por ello, recuerda que el sentido del humor es muy personal, y, por ello, hay que saber manejarlo con criterio.

Por último, el director de INFOVA señala que una cosa es el humor, y otra la burla y la ironía, recomendando que en entornos laborales nunca se emplee ninguno de estos dos recursos, que suelen, en vez de dar un toque de distensión, herir susceptibilidades. En conclusión, humor si, burla e ironía, no.

RRHHpress.com

 

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy
 

Publicidad

Anuncio

Publicidad

Anuncio

Publicidad

Anuncio

Publicidad

Anuncio

Publicidad

Recibe nuestras noticias en tu e-mail

Añade noreply@rrhhpress.com a tu libreta de direcciones para evitar que nuestro newsletter sea considerado spam por tu servidor.


Encuesta

¿Han perdido prestigio los directores de Recursos Humanos durante la crisis?
 

Buscar en RRHHpress

Buscar en Google


RRHHpress.com utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando así la navegación por la web. La legislación europea nos obliga a pedir su consentimiento para usarlas. Por favor, acepte el uso de cookies y permita que la web cargue como cualquier otra web de Internet. Al usar nuestra página web, acepta nuestra política de privacidad.